Hace tiempo que no publicábamos ninguna receta, pero la temporada de recogida de arándanos frescos nos tiene a tope de trabajo y esta receta es un poco laboriosa, pero el resultado es tan espectacular que merece la pena hacerla.

Nadie diría que no está comprada en un excelente obrador pastelero y aunque lleva sus pasos y su tiempo, realmente es fácil de elaborar. Además, aprovechando que el mousse y la cobertura es sin gluten, os traemos una versión de bizcocho en la base también libre de gluten.

Los ingredientes que os mostramos es para un molde de 20 cm. Así os quedará alta y más bonita, pero también podéis hacerla en un molde más estándar de 26 cm. Lo que es importante es que el molde sea desmoldable.

INGREDIENTES:

Para el bizcocho:

  • 1 huevo
  • 12 gr de Maizena
  • 25 gr de azúcar integral de caña o panela
  • 25 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 50 g de chocolate para postres en trozos
  • 2 g de levadura

Para el mousse:

  • 500 gr de arándanos frescos o descongelados
  • 500 gr de nata líquida para montar (35%m.g.)
  • 8 hojas de gelatina
  • 250 gr de queso mascarpone
  • 150 gr de queso en crema (tipo Philadelphia)
  • 200 gr de azúcar integral de caña o panela

Para la cobertura:

Comenzamos con el bizcocho para la base: como comentábamos antes, este bizcocho es de chocolate y sin gluten, pero podéis utilizar la receta de cualquier otro bizcocho que hagáis habitualmente para una base. Los ingredientes son para la base fina de la tarta, pero si los multiplicáis por 4 podéis hacer un bizcocho de tamaño normal.

Batir bien el huevo con el azúcar, añadir la mantequilla a temperatura ambiente y mezclar bien de nuevo sin que queden grumos. Mientras tanto derretir el chocolate al baño maría o en el micro y dejarlo atemperar unos minutos. Mientras tanto añadir a la mezcla del huevo, el azúcar y la mantequilla la maicena y remover de nuevo hasta que no queden grumos. Añadir el chocolate derretido y remover con movimientos envolventes hasta mezclar todo bien. Por ultimo incorporar la levadura y mezclar de nuevo.

Calentamos el horno arriba y abajo a 170ºC. En el mismo molde que utilizaremos para la tarta, pincelamos con un poco de aceite o mantequilla para que no se pegue e incorporamos la masa del bizcocho. Metemos al horno y controlamos el tiempo, dado que nos quedará un bizcocho muy fino, el tiempo de horneado hay que controlarlo bien, para que no se nos pase y se quede duro. Depende del horno, pero en nuestro horno en 15 minutos está listo. Si queréis hacer un bizcocho normal (multiplicando los ingredientes por 4), el tiempo de cocción son unos 45 minutos a 180 ºC.

Mientras se hornea el bizcocho podemos ir elaborando el mousse de arándanos.

Lo primero es poner a hidratar la gelatina, incorporando las hojas en un bol con agua fría. Y mientras tanto vamos montado el mousse.

Lo hemos hecho en la Thermomix para que nos ayude a tener una mejor textura, pero podéis hacerlo a mano o con otro robot/batidor eléctrico. En la Thermomix, tenemos que poner la mariposa e incorporar la nata y los quesos, el mascarpone y el cremoso, todo bien frío, para que monte bien, junto con el azúcar integral de caña o la panela.

Ponemos velocidad 3,5 en la Thermomix sin tiempo hasta que veamos que está montado.

Ya sabéis que cuanto más natural y menos refinado sea le azúcar, menos endulza, pero si los arándanos que utilizamos son dulces no se necesita añadir mucho azúcar. En nuestro caso hemos utilizado arándanos de nuestra variedad Duke, que ya sabéis que son muy dulces, así que con la cantidad que os hemos puesto de azúcar sale perfecto y lo reservamos.

Quitamos la mariposa de las cuchillas, echamos los arándanos en el vaso de la Thermomix. Los nuestros estaban aún sin descongelar del todo, pero no importa porque los vamos a triturar. Programamos 20 segundos, a velocidad progresiva 5-7-9. Una vez triturados, programamos 4 minutos, temperatura 50ºC y velocidad 1.

Añadimos las hojas de gelatina que hemos dejado hidratando, bien escurridas. Mezclamos durante 30 segundos, a velocidad 3,5.

Dejamos que enfríe un poco, sin que llegue a cuajar, para que al mezclarlo con la crema de quesos no se bajen. Cuando ya esté casi fría la salsa de arándanos, lo añadimos al bol con la crema que hemos dejado reservada y lo mezclamos con movimientos envolventes, hasta que todo esté perfectamente integrado.

Vertemos esta crema sobre la base de bizcocho y reservamos en el frigorífico hasta que cuaje, una noche completa.

Al día siguiente, cuando ya esté cuajado el mousse hacemos la cobertura. Es muy fácil.

Lo primero ponemos las 3 hojas de gelatina a hidratar en un bol con agua fría. Y mientras tanto vertemos un bote de 280 gr de nuestra mermelada de arándanos con vinos de Jerez en la Thermomix con una cucharada de agua y programamos 4 minutos, temperatura 100ºC y velocidad 3. Una vez caliente a 100ºC, escurrimos bien la gelatina y la incorporamos y programamos de nuevo 30 segundos a velocidad 3,5.

Dejamos enfriar un poco unos minutos. Sin que llegue a cuajar.

Sacamos el molde con el bizcocho y el mousse del frigorífico y con mucho cuidado y ayuda de una cuchara vamos vertiendo la salsa de la cobertura sobre el mousse y ponemos de nuevo unas 4-5 horas en el frigorífico para que cuaje la cobertura.

Y pasadas esas horas, ya tenemos esta deliciosa tarta lista. Podemos decorarla con unos arándanos o unas gotas de chocolate blanco que contrasta con el color de la cobertura de arándanos.

El resultado en cuanto a sabor y presentación es espectacular!!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies