Una clienta nuestra nos había traído esta delicia de receta elaborada con nuestra mermelada de higos y publicamos en las redes los vasitos que nos trajo porque nos pareció realmente deliciosa.

Algunos nos habéis preguntado al respecto y nos parece una receta perfecta para Navidad, así que le pedimos a receta a nuestra clienta y …. ahí va, para que podáis disfrutadla todos estas Fiestas.

Aparte de ser un postre riquísimo, al tomarse semi-congelado resulta bastante ligero después de las copiosas comidas Navideñas que solemos hacer y tiene otra bondad que personalmente nos parece muy importante: se puede hacer con días de antelación y así tenéis resuelto el postre mucho antes.

INGREDIENTES:

  • 500 ml de nata líquida 35% m.g.
  • 100 gr. de azúcar integral de caña
  • 6 yemas de huevo
  • 150 gramos de nueces
  • Un chupito de vino dulce
  • 1 bote de 280 gr de nuestra mermelada artesana de higos

Mezclamos bien las yemas de huevo con el bote mermelada de higos, con el azucar integral de caña y el chupito de vino dulce.

La receta original de nuestra clienta lleva azucar blanco, pero nosotros le hemos puesto azucar integral de caña porque nuestra mermelada de higos está elaborada con azucar integral de caña y nos parecía una pena añadir ahora azucar blanca refinada. Como el azucar integral de caña es mas grueso, lo podemos triturar en una Thermomix o similar como si fuesemos a hacer azucar glasse.

Una vez que esté todo bien integrado, montamos la nata y vamos añadiéndola con movimientos envolventes a la mezcla anterior.

Para que monte mejor la nata tiene que estar muy fría.

A continuación, partimos las nueces y las ponemos a tostar en una sartén a fuego lento y moviéndolas continuamente para que no se quemen. Una vez tostadas les quitamos toda la piel que podamos.

Mezclamos con movimientos envolventes las nueces con la crema que habíamos hecho y con una manga pastelera o bien con paciencia y una cucharita vamos poniendo todo junto en unos tarritos que se cierren y podamos congelar….nosotros los hemos puesto en unos tarros que ya se han acabado y que reutilizamos (después de lavarlos bien, claro) de nuestras mermeladas y chutneys de 140 gr que son un tamaño ideal para este postre.

Una vez llenos y cerrados los ponemos en el congelador. Como os decíamos al principio de la receta, podéis hacerlo con muchos días de antelación!!

Solo hay que sacarlo del congelador unos 20 minutos antes de tomarlo. Está delicioso!!

Feliz Navidad!!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies